25 abr. 2011



Estoy tomando de nuevo calmantes por no verte hoy en mi cama.
Tu almohada que atrapa mis sueños, tu alma que siempre se escapa.
Un vaso se rompe, vidrios en el piso, podrían cortarme.
Tu mano ejecuta mi llanto, tus manos que curan mis penas.
Guiando mis manos para esta noche no regresarte.
Los parpados ya no se atreven, por otra noche volver a cerrarse, y ya no comprendo que 
hago en el mundo si no te tengo [...]
Tengo una bala guardada que lleva tu nombre y no temo usarla.
Estoy preocupado, mi vida pendiendo de un hilo por imaginarte.
Tu imagen cruzando mi cuarto, mis ojos que observan tus pasos.
Intento tomarte en mis brazos y veo que solo estas en mi mente, mis manos vacías 
temblando, mis ojos 
que lloran en vano.


No hay comentarios: