1 feb. 2011

El primer paso a la felicidad siempre es el más difícil.