26 sept. 2010

A veces no superas, no olvidas, todavía necesitas y extrañas. Pero las cosas llevan su tiempo, tu calma, una vida diferente, una rutina más abierta, y sobre todo lleva de vos. Lleva tus ganas de querer olvidar, dejar de necesitar, y dejar de extrañar algo que no era, tal vez "era", pero lo que te hacia mal, lo que no te dejaba pensar por vos.
Siempre basamos nuestro estado de animo en el amor, ese amor de aquella persona que amamos, que apreciamos, que adoramos con todo lo que somos. Y no es así, tenemos el amor, el aprecio, y la adoración de nuestra familia, y nuestros amigos. No digo que jamás sufrí por alguien y no sentí que todo se venia abajo porque esa persona no quería algo de mi. Lo viví, lo sentí y hoy sé que el amor por una persona que te hace sufrir no es más que desperdiciar tiempo, por eso "en verdad no tengo tiempo que perder".
No me las sé todas, solo tengo 15 años.
No te puedo decir más que esto por hoy.
Para mí por hoy aprendí algo más, mañana sabré más y te lo voy a saber contar.







carolina.

No hay comentarios: