13 sept. 2010


-¿Que fue lo primero de ella que le llamo la atención?
- En un primer momento me sacudió su belleza y me lastimó su excesiva juventud, porque era casi una niña.Una niña bella y arisca como un felino, y metida de puta. Pero enseguida percibí además un temperamento irreductible y una cierta intensidad más fuerte que la común. ¿Como decirle? Un calor humano que conservaba intacta su capacidad de expresión. No porque fuera siempre cariñosa, o alegre. A veces, por el contrario, te pasaba por el lado tan sumida en sus asuntos que ni se enteraba de que estuviera allí. Pero también en esos momentos su presencia pesaba sobre ti, y tú  no podías evitarlo. Cada movimiento de su cuerpo, cada frase que pronunciaba, su manera de mirar o reír, todo en ella te sorprendía por natural y no premeditado, por seguro, por exacto. Como si la Tierra fuera un planeta poblado por extraterrestres y ella la única que realmente hubiera nacido aquí.

No hay comentarios: