8 sept. 2010


Acostumbrado al dolor curé mi miedo al terror de suponer que jamás aceptarías mi amor.
Qué mala suerte hemos tenido habernos conocido hoy y en este horrible lugar.
Por una extraña razón no nos dejamos de ver, cuando comienza el control se termina el placer.
Se que no puedes evitarlo, es mucho más fuerte que tú y no conviene ceder.
Hola probando, escúchame, si se acabó lo entenderé pero no me tengas aquí desesperándome.
Para volver a empezar hay que acabar lo anterior.
Parece fácil, pero a mí no me funcionó.
Y ahora viéndolo de lejos el tiempo que se fue pasó y todo se lo llevó, y todo se lo llevó.
Y nuestra inocencia desapareció.
Hola probando, escúchame, si se acabó lo entenderé pero no me tengas aquí desesperándome.
Desesperado por tu amor...

No hay comentarios: