17 ago. 2010


Para poder dormir, tengo que estar sedado.
Para ir a estudiar, tengo que estar tomado.
En la navidad, tengo que estar dopado.
Para no pensar, tengo que estar boleado.
Al trabajo, tengo que ir sedado.
A la provisión, tengo que ir tomado.
A lo de mi madre, tengo  que ir dopado.
Si salgo de casa, tengo que ir boleado.
Para funcionar, tengo que estar sedado.
Si quiero agradar, tengo que estar tomado.
Para no enloquecer, tengo que estar dopado.
Para sentir placer, tengo que estar boleado.
A mi cumpleaños, tengo que ir sedado.
Cualquier decisión, la tomo dopado.
A pagar impuestos, tengo que ir dopado.
Si tengo un velorio, tengo que ir boleado.
Para no llorar, tengo que estar sedado.
Para no arrugar, tengo que estar tomado.
Para olvidar, tengo que estar dopado.
Para recordar, tengo que estar boleado.

No hay comentarios: