10 jun. 2010


Puedes olvidarme para toda la vida, olvidar que también hubo alegrías pero si prefieres quedarte con años que olvidaste entonces, voy a pedirte no me nombres.

No hay comentarios: