19 may. 2010


Quiero que comprendas,en un pozo caímos tuvimos nuestro pacto y no lo cumplimos y no es cuestión de culpas nada más.Si el ángel que cuidaba nuestra puerta lo hizo mal.
Y no hay que hacer preguntas que no tienen respuestas, la vida está plagada de malditas apuestas y no hay ninguna duda, te perdí. Pero el perro que tenía me alquiló su cicatriz.




Y ya no hay nada que hacer, la distancia no entiende de penas, y ya no hay nada que hacer, con pasiones y vidas ajenas.
Maltratado por el humo me acosté, más que nunca tengo escrito soledad en mi pared.




Me esperan noches largas tirado en la alfombra prefiero estar a oscuras por no ver mi sombra y tal vez no reconozca que te vi estabas con tu saco verde y tu bufanda gris.

No hay comentarios: