25 may. 2010

Por momentos sentí que iba a perder la vida en un insignificante acto de 25 de mayo.
Muerta de hambre, sed, y con un dolor de cabeza terrible por culpa del sol.

No hay comentarios: